sábado, mayo 27, 2006

Fealdad objetiva


“Te encontraron feo (a)”, luego de escuchar esta frase a terceros, reflexioné y me hice la siguiente pregunta ¿qué es ser feo (a)? Es difícil la respuesta, ya que es subjetiva, no es blanco ni negro, sino una escala de grises.
Siento que verdades absolutas casi no existen, y la subjetividad es parte de nuestras vidas; y digo casi, porque una verdad absoluta puede ser, que todos en algún momento nos moriremos. Un claro ejemplo de subjetividad es la belleza, porque inmediatamente del ¿qué es ser feo(a)?, viene el ¿qué es ser lindo (a)?. Dejémoslo en que la respuesta es un misterio.
Personalmente propongo la hipótesis que existe la posibilidad de que haya una fealdad objetiva, ese tipo de fealdad que ni el campeón mundial del mal gusto, la encontraría linda, y que en el caso de las personas, correspondería principalmente a defectos físicos notorios, ya sea productos de algún accidente, o directamente desde la fábrica. Hay que tener claro que cuando uno habla de belleza en humanos, por lo general se refiere al rostro y ese es el punto donde el defecto, objetiviza la fealdad. Se que mis hipótesis no son muy populares, precisamente por la subjetividad, pero en este busco encontrar un consenso
Siempre he creído que las frases populares son muy sabias, pese a que hay para todas las situaciones, y en este caso, la más sabia de las frases es”que en gustos no hay nada escrito”, lo que lleva de la mano a la otra frase que dice “a nadie le falta dios”. De la primera, estoy seguro, pero de la segunda no tanto, porque hay casos y casos.

Muchas veces he comentado y he escuchado comentarios al estilo de “¿quién tendrá el estomago?, al ver a una mujer en el límite de la fealdad objetiva, embarazada y es verdad, explicaciones amorosas o de gusto no le encuentro; para mi son el tipo de mujeres que dejan de ser feas cuando el alcohol está en exceso en el cerebro del macho en cuestión. Lo mismo pasa en el caso de los hombres, esos que te hacen pensar ¿quién querrá tener un hijo con este tipo?, en este caso, sería el tipo de hombre que su belleza se hace proporcional al grosor de su billetera.
Para mi, un caso emblemático de estomago de lata o simplemente ausencia de estomago es el del que le hizo la gracia a la valdiviana más detalles están de más), muchos creemos que merece un monumento. Es el caso emblemático de “que en gustos no hay nada escrito”.

Dejo planteada la inquietud que belleza no existe como concepto objetivo, lo que se contrapone con la eventual existencia de una fealdad objetiva. Por mi parte, trato de conformarme con ser un feo subjetivo.

1 comentario:

Janotra dijo...

Wena perrufli!!!

Acá estoy, buscando algo interesante que leer, pero no has posteado nada. Trata de apurarte porque ya me había enganchado con la oscura visión que tienes de la vida.....jajajajajaja.

Saludos y siga poniéndole talento, ya sabe que acá tendra el primer comprador de su libro (aunque sería mejor que me lo regalaras)

PD: Me equivoqué en postearlo, era en este artículo....de weon no mas poh