viernes, enero 05, 2007

La buena justicia

Estamos en verano, temporada de robos para los ladrones, algo así como su temporada alta.
No habían pasado 15 minutos de iniciado este año, y ya habían robado una joyería, claro, lograron su objetivo, batir records y aparecer en la tele; lo hicieron, incluso antes que naciera la primera guagua, no se si tanto, pero su noticia tuvo más importancia y trascendencia que la anterior mencionada. Años atrás , las noticias que daban el primero de enero, eran de dos tipos, las trágicas, referidas al año nuevo, como accidentes por exceso de alcohol, o por fuegos artificiales ilegales, o cosas de ese tipo; y las pintorescas, al estilo de “como pasan la caña después del año nuevo”, o imágenes de las celebraciones alrededor del mundo, imágenes de celebraciones en distintas ciudades del país, y la clásica (antes del etcétera) la de los primeros recién nacidos del año. Ahora se informó que pese a que aumentó el consumo de alcohol, no se registraron accidentes (o mayores accidentes), por lo que declararon las fiestas como un éxito; y las notas pintorescas, pasaron a segundo plano, por la delincuencia. Es el colmo.
Más colmo aún, es lo que pasa con la justicia en nuestro país, realmente es como las pelotas; si alguien mata a un huevón que no merece vivir, porque no tiene titulo de persona, me refiero a un delincuente, y lo hace en defensa propia, porque claramente el cuento es a matar o morir, lo meten preso, como un peligro para la sociedad, homicida y no se cuantos cargos, que prácticamente te secan en la cárcel; peor aún, y más ridículo, si alguien dice que la justicia es una mierda, los huevones se sienten ofendidos, que se les ha dañado la honra, y te meten preso por no se cuantos años. En cambio, si a un delincuente lo toman preso, porque lo encontraron robando, estos pelotas que dictan sentencia, le encuentran no se cuantas cosas positivas, como irreprochable conducta anterior o problemas mentales, o peor, lo encuentran falta de mérito; por favor, hay videos, hay gente lesionada, gente con problemas mentales y lo encuentran falta de méritos, de que estamos hablando.
Gente que no es gente, no merece trato como tal, y como argumento para dejarlo libre usan, “no hay condiciones humanas en la cárcel para que sea encarcelado”.
La reforma, derechamente, es como el ajo, beneficia a los delincuentes, y nos encarcelan a los inocentes. Vivimos en un mundo de locos, gracias por la buena justicia.

1 comentario:

Paulinaaa! dijo...

holaa..soi practicamente una novata en el mundo d los blog y barsamente voi a comentar: creo que tienes toda la razoon..vivimos en un mundo de locos!! ojala la calidad de la justicia chilena mejore pronto o sino nos iremos todos al carajoo!
pasate tu tb por mi blog :) aunq todavia es una cosa arcaica pero se puede comentar.
Shauu