martes, abril 17, 2007

Kinesiología v/s Kinesiterapia.




Partiendo de la base, por lo que se ha escrito en el foro, que kinesiólogo es quien se dedica a la investigación, en este caso del movimiento humano y kinesiterapeuta, quien se dedica a la rehabilitación propiamente tal, me hace pensar que tanto kinesiología como kinesiterapia pueden funcionar perfectamente por separado, y que en alguna medida pueden complementarse, aunque pienso que son cosas distintas. Lamentablemente, creo que cualquier persona puede ser kinesiterapeuta, con un conocimiento específico básico, tal como el que tienen los gásfiter para desarrollar su oficio y que nosotros no sabemos, es decir, uno puede ser kinesiterapeuta, simplemente haciendo, no pensando mucho, en otras palabras, se podría decir, que se puede ser kinesiterapeuta, simplemente con la práctica y sin mayores bases. Ahora, para ser kinesiólogo, pienso que hay que tener bases sólidas y fundamentalmente vocación.

Otro tema complicado es el de la vocación, de las personas que entramos a estudiar kinesiología, ¿Cuántas de verdad lo hacen por vocación? Me da la impresión que las menos; es lamentable, pero siento que kinesiología es una carrera, que en gran medida, no se estudia por vocación, sino por diversos factores como por ejemplo, el más recurrente es el médico frustrado, esa persona que no le alcanzo el puntaje para medicina, pero si para kine; esa persona que entra con el único objetivo de entrar por reorientación a medicina; esa persona que no la dejaban irse de la ciudad y era la carrera más prestigiosa que había en la ciudad ( lo que pasaba con kinesiología hace algunos años en Talca); esa persona, que lo único que tiene claro es que quiere algo relacionado con la salud, que para medicina no le va a alcanzar y que relaciona enfermería con las mujeres, por lo que kinesiología es la opción; esa persona que como le alcanzaba el puntaje simplemente postuló y quedó; esa persona que postuló por impulso y quedó. Esto no quiere decir, que quienes hayan decidido continuar con los estudios de Kinesiología, no se hayan “enamorado” de la carrera, y una vez como profesionales se sientan felices y contentos de lo que son, pero si habla un poco de la desinformación con la que se entra a estudiar esta carrera.

Todos los que entramos a estudiar kinesiología, lo hacemos con distintas intenciones, pensando en un futuro, algunos para dedicarse a la docencia, otros a lo clínico, otros a lo administrativo, otros a la investigación y otros simplemente con el objetivo de ganar dinero. Todas son opciones muy respetables, ya que cuando existe un sistema que no permite desarrollarte en base a tus propias vocaciones, las carreras pasan a ser un instrumento para enfrentarlo, de esta manera, las consideraciones de querer aportar al conocimiento se desvanecen frente al pragmatismo, traducido en cumplir el objetivo de rehabilitar al paciente, asumiéndose este, como la verdadera ética.

Por lo anterior y partiendo de la base que Kinesiterapia o Kinesiología, uno el arte de ejercer terapia a través del movimiento, el otro la ciencia que lo estudian, y se hace la pregunta si es que es posible ejercer real y éticamente kinesiterapia sin kinesiología, pienso que si puede ejercerse, porque la ética del kinesiterapeuta, a mi modo de ver, debe estar relacionada netamente con los requerimientos del paciente, que en ese caso son rehabilitarse y recuperar sus funciones, idealmente en un mínimo de tiempo; un paciente está interesado en cumplir ese objetivo, y si el kinesiterapeuta lo logra, el paciente queda satisfecho, y ese será un buen kinesiterapeuta; de ahí que en alguna medida se explique el éxito de terapias naturales por ejemplo, si es que cumplen el objetivo, son buenas y se usan, si no, no y se desechan, esto en alguna medida avala la lógica del saber por saber,

Cuando mencioné que eventualmente podían complementarse la kinesiología con la kinesiterapia, lo hice pensando en lo que se llamó “kinesiterapia basada en la evidencia” , es decir, darle un sustento teórico, científico, investigativo o como se le quiera llamar, al tratamiento que se le hace al paciente, no obstante, eso no asegura en ningún momento que se va a ser ni el mejor profesional, ni el mejor kinesiterapeuta.

Para finalizar, creo que para ser bueno en algo, se requiere de mucho tiempo y por lo general dedicación exclusiva, lo que hace poco compatible ser buen kinesiólogo y buen kinesiterapeuta a la vez, los grandes ejemplos son los doctores, orgullo de nuestra escuela y profesión. Destacados como kinesiólogos, mas no como kinesiterapeutas.

2 comentarios:

myself dijo...

Creo que tienes razón en cuanto a que ambas cosas pueden basarse en lo mismo, pero se enfocan en cosas distintas y pienso que cuando dices "se requiere de mucho tiempo y por lo general dedicación exclusiva, lo que hace poco compatible ser buen kinesiólogo y buen kinesiterapeuta a la vez" grafica bien eso, de que es difícil ser ambas cosas a la vez.

Y sobre el otro punto, de las vocaciones, a veces es difícil seguir una verdadera vocación, ya que como dices, las carreras son herramientas para...pero muchas veces uno no utiliza la herramienta adecuada para hacer lo que quería hacer en realidad...hablando de cosas grandes, y no martillar un clavo precisamente. Algunos logran elegir algo por vocación real, pero creo que la gran mayoría no, y elige algo porque le gustan los números, la biología o las letras. Siempre se encierra en visiones más generales la elección...al menos, en mi caso fue así.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con el comentario realizado acerca de la kinesiterapia v/s la kinesiologìa. Encuentro que son dos ambitos de la salud completamente opuestos, que si bien se pueden complementar en algún instante, no son comparables. La kiensiología como carrera aun esta naciendo y embarcando día tras día más áreas en las cuales trabajar, es un saber y un quehacer diario...con conocimientos básicos y cientificos del porque hacer o no hacer................